Qué hago

Nací en Barcelona en 1979. Soy politóloga (UPF) aunque el último año de mi carrera lo pasé en la redacción de una revista gratuita. Luego me fui a París a hacer unas prácticas en el diario Le Monde Diplomatique (2003) que encadené con una estancia de ocho meses en Les Inrockuptibles. Desde entonces sé cómo editar textos (y me encanta), hacer despieces y destacados o resolver un asunto en la entradilla.

He sido directora de cierre suplente y correctora de revistas para el grupo Zeta (2006-2009). He trabajado en campañas relacionadas con la moda, la educación y la salud y escrito contraportadas para Blackie Books, así como asesorado o traducido títulos de Tenov y Biel Books, proyectos editoriales en los que creo. Mis trece años trabajando como librera a tiempo parcial en las librerías Central y Laie, de Barcelona, dan cuenta de mi pasión por los libros.

En el ámbito expositivo he trabajado sobre todo con el comisario Carles Guerra en Antifotoperiodismo (Premi Ciutat de Barcelona, 2010) y 1979. Un monumento a instantes radicales. También he publicado textos en varios catálogos y colaborado más personalmente con artistas como David Bestué o Jordi Colomer. En la actualidad traduzco Traces of Nitrate, proyecto de Xavier Ribas y escribo un texto para Segunda vez, un ensayo fílmico de Dora García.

Como periodista freelance colaboro asiduamente con El Estado Mental, pero también he publicado en la revista de arquitectura 2G, el Babelia de El País, el Cultura/s de La Vanguardia, Cinemanía, Rolling Stones y Les Inrockuptibles (edición francesa).

También he sido guionista de la obra teatral Astronaut interpretada por la compañía Theatre O en el Barbican Centre de Londres y del episodio documental Yo soy cámara/Pantallas CCCB dedicado a los pensadoras Judith Butler y Rosi Braidotti, a quienes entrevisté para la ocasión.

De esta experiencia he aprendido algunas cosas. La más importante es que cada texto exige una forma y un ritmo específico porque no es lo mismo hablar desde una pared, un escenario, una página o una pantalla. ¡La cosa cambia!

Mi máxima ilusión es publicar ficción pero mientras me peleo conmigo misma, sigo explorando y con ganas de colaborar ya sea con agencias de comunicación, comisarios, editores y artistas.